En portada




Beber alcohol con moderación no protege contra la demencia, según estudio
Fecha 2010-09-10


Europa Press

1

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) - El riesgo de deterioro de facultades intelectivas y la demencia no disminuye entre los consumidores de cantidades moderadas de alcohol, según una investigación coordinada por la doctora Elena Lobo Escolar, adscrita del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM).



La investigación, que publica el 'American Journal of Epidemiology', también ha documentado que el consumo moderado de alcohol es compatible con una buena función cognoscitiva, puesto que la gran mayoría de los consumidores no desarrolla deterioro intelectivo ni demencia.

   Este estudio se realiza en contraposición a algunos trabajos previos que han sugerido que un consumo moderado de alcohol podía prevenir el deterioro cognoscitivo y la demencia.

   Para llevarlo a cabo la investigación, denominada ZARADEMP, se han utilizado criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de consumo menor de 40 gramos al día en varones y 24 gramos al día en mujeres, y, sobre todo, se estudio el consumo de vino.

   A partir de una muestra representativa de la población general de cerca de 5.000 personas mayores de 55 años entrevistadas en el estudio de base, se seleccionó a 3.888 individuos que tenían buena memoria y que no padecían demencia, que fueron estudiados durante 4,5 años.

   Al término de este periodo, un 13,3 por ciento había desarrollado un deterioro cognoscitivo clínicamente significativo o una demencia. Entre los varones, el 45,2 por ciento bebía vino con asiduidad, 33,9 por ciento eran abstemios y el 20,9 por ciento había dejado de beber. Las proporciones respectivas en las mujeres fueron muy distintas, ya que el 86,1 por ciento se consideraron abstemias.

   Los investigadores señalan que el estudio baraja la hipótesis de que los ex-bebedores podían haber dejado el consumo por sentirse enfermos y entre estos antiguos bebedores que se sienten enfermos existía ya, con toda probabilidad, un deterioro de funciones intelectivas.

   Asimismo, añaden que "si se incluye a los ex-bebedores en el grupo control, el consumo de alcohol también parece que puede actuar como protector de la demencia, pero esto supondría un artefacto de la investigación".

   El departamento de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario y de la Facultad de Medicina de Zaragoza, también han contribuido  la investigación, al igual que la Unité Neuroepidemiologic del Institut National de la Santé et de la Reserche Médicale en París (Francia) y de la Escuela de Salud Pública del Johns Hopkins University en Baltimore (EE.UU.).
 





La dirección de esta noticia es:
Ver noticias